https://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/baroja.htm
PIO BAROJA

(San Sebastián, 1872 - Madrid, 1956) Escritor español. Junto con Miguel de Unamuno, Azorín y Ramiro de Maeztu, fue uno de los principales representantes de la «generación del 98», así llamada por el impacto que tuvo en sus miembros la pérdida de las últimas colonias españolas (el «desastre del 98»), en forma de dolorosa toma de conciencia de la decadencia en que se hallaba sumida el país. Dentro del grupo, Baroja sobresale como su más eximio novelista, con una producción orientada hacia temas existenciales y sociales, aunque también es apreciado por otra vertiente de su obra, la narrativa de acción y de aventura Leer más en Biografía y Vida >>

28 diciembre, 2019

¿Por qué no maduran “Los Verdes” en España?

Se han preguntado alguna vez por qué en Europa Los Verdes tienen ya diputados en sus parlamentos (en Alemania están a solo unas elecciones para ganar la Cancillería), pero no ha habido ni uno en España?

23 diciembre, 2019

Berlín, ¿el sueño de Pericles?




Cuando en Atenas gobernaba Pericles (495 aC- 429 aC) la actual ciudad de Berlín debía ser una densa zona boscosa, atravesada por el río Havel y su afluente el Spree.

22 diciembre, 2019

Cuento de Navidad

Tadeus Shultz decidió suicidarse por Navidad, a la hora del ángelus, porque tenía pensado tirarse desde el Ángel de la Victoria.

14 diciembre, 2019

Los dos grandes errores del marxismo

En su concepción de la historia como el resultado de la lucha de clases Marx cometió un fundamental error, al no distinguir en su tiempo al menos dos clases de ricos y de pobres: los ricos justa o injustamente enriquecidos, y los pobres justa e injustamente empobrecidos.

13 diciembre, 2019

La inutilidad de viajar en el tiempo

Teniendo en cuenta los avances de la física, en especial la física cuántica, no parece muy difícil que en un plazo relativamente corto podamos viajar en el tiempo.

10 diciembre, 2019

La extraña (capítulo)

Días de vino y rosas

El viaje de su ciudad a la aldea de Norovichi duraba apenas veinte minutos. En días especialmente fríos o con neviscas, podía durar algo más, pero aquella mañana había amanecido un día excepcional.

05 diciembre, 2019

¿Por qué los filósofos han sido malos políticos?

Platón fracasó con Dionisio de Siracusa y Aristóteles no pudo influir en la ambiciosa política expansionista de su pupilo Alejandro el Magno.

02 diciembre, 2019

La extraña (capítulo)

Tania Ivanova (Gomel, Bielorrusia)


Tatiana Petrovna Ivanova, profesora de la escuela Municipal de Música de Gomel (Bielorrusia), no era capaz de poner orden en la pequeña revolución infantil causada por la inoportuna rotura de la quinta cuerda del violín de la pequeña Elena Tcharina.

—¡No os riáis! No debemos reírnos de las desgracias de los demás. ¿No veis que a la pobre Elena todavía le duele la nariz?

Llamó a la pequeña Elena que todavía gimoteaba frotándose la nariz, la sentó sobre sus rodillas y trató de consolarla:

—Hasta al gran Nicolo Paganini debió de sucederle alguna vez que una cuerda de su violín le golpeara la nariz. Bueno, vamos a ver, ¿tienes una cuerda de repuesto?

—Lo siento señorita Ivanova, pero no tengo. Ya se lo dije a mi papá, que me comprara un juego de cuerdas de recambio, pero me dijo: «Elena, ándate con cuidado y no rompas ninguna cuerda del violín que no estamos para muchos gastos». Por eso lloraba, señorita Ivanova, no porque me doliera la nariz. Lloraba porque mi papá se enfadará conmigo, después de haberme avisado. Pero yo he tenido cuidado, no sé cómo ha podido suceder...

—Bueno, supongo que encontraremos alguna por aquí. Déjame buscar... Pero no te preocupes, tu papá no sabrá nunca que se ha roto la cuerda de tu violín, ¿de acuerdo? Así es que ya no tienes por qué llorar.

Tania Ivanova permaneció unos instantes con la pequeña Elena sobre sus rodillas sumida en un incontrolable arrebato de ira contenida contra los políticos que gobernaban el país o quien fuera responsable de aquella penosa situación: ¿Cómo era posible que en sólo unos años los padres ya no podían comprar ni cuerdas para los violines de sus hijos? ¿Qué estaba ocurriendo en Bielorrusia? ¿Eso era lo que nos traería el famoso capitalismo que tanto aclaman en América o en Europa? ¿Cómo se había llegado a esta situación cuando tan sólo diez años antes hasta los instrumentos los facilitaba el Estado, incluidas docenas de cuerdas para que nunca una niña tuviera que llorar por haber roto la cuerda de su violín? Pero no sabía la razón. Ella era profesora de música, no economista y no estaba en su mano solucionarlo, así es que volvió a recuperar su habitual buen humor y la fortaleza propia de una maestra, y, tras cambiar la cuerda del violín de la pequeña Elena, pudo por fin terminar con cierta satisfacción un difícil pasaje de las «Danzas Húngaras», por lo que podría estar a punto para el festival infantil de fin de curso.

Reconfortada por el relativo éxito de los ensayos, Tania despedía a sus pequeños alumnos, nombrándolos cada uno por su nombre de pila y apellido, mientras recogía las partituras dispersas en los atriles introduciéndolas en una carpeta con la rotulación: «Danzas Húngaras, J. Brahms»

—Adiós, Mila Morozova. No te olvides que mañana empezamos una hora antes.

—Sí, señorita Ivanova. Hasta mañana.

—Ah, Piotr Schvabrin, recuerda a tu madre que mi hija Anechka asistirá a tu fiesta de cumpleaños.

—Si, señorita Ivanova, se lo diré. Me alegra que venga. Anna es mi mejor amiga.

—Me alegro, ya sé que os entendéis muy bien. Ah, pero no esperes un gran regalo. Bueno, ya sabes cómo están las cosas, pero algo te llevará.

—No se preocupe, señorita Ivanova, mi papá me ha prometido un bonito regalo que compró cuando estuvo en Minsk. Pero lo tiene bien escondido y ¡me muero de ganas por saber qué es!

—Seguro que te gustará. Por cierto, ya eres casi un hombre: ¿once añitos, no?

Piotr se avergonzó por tener que reconocer su edad porque tenía la sensación de que su estatura no se correspondía con los niños de su edad. Era por lo menos una cuarta más bajo de lo común. Tenía la estatura de una niña y, mirándolo con atención, incluso sus rasgos físicos eran tan suaves y delicados como los de una niña.

Tania acarició su rubia y abundante cabellera al tiempo que le regalaba una maternal sonrisa: «Es un pequeño genio este Piotr Schvabrin. ¡Ojalá no se malogre!», pensó con un gesto de melancolía.

Los niños fueron abandonando ordenadamente la clase de música hasta que Tania se quedó sola, terminando la rutinaria tarea de ordenar las sillas, los atriles y cerrando las vitrinas donde guardaba las partituras.

Cuando terminó, se sentó sobre el taburete del piano como si tratara de recuperarse de una súbita fatiga. Le pesaban las piernas y le dolían los pies, pero sobre todo sentía una incomprensible presión en las sienes, como si estuvieran a punto de estallar.

Apenas se desentendió de las preocupaciones propias de la clase se vio asaltada por un sinfín de cosas que requerían su urgente atención, además de pasar por el mercado y comprar algo para cenar. Absorta por estos pensamientos apenas vio a la severa figura de la directora María Ustinova que la hacia señas con su habitual autoridad desde el umbral de la puerta de su despacho:

—Tatiana Ivanova, por favor, venga un instante a mi despacho.

Tania se sobresaltó y otra vez sintió que le pesaban las piernas y las sienes parecían estallar.

—¿Ocurre algo, señora Ustinova?

—Entra Tania, es un minuto. No podemos hablar en el pasillo.

Tania siguió a la directora presintiendo que no iba a recibir buenas noticias. Sabía la forma en que la Ustinova preparaba a sus víctimas por su sospechosa amabilidad para invitarlas a entrar en su despacho, un cuartucho tan ennegrecido y abandonado como el resto de las dependencias de la escuela.

María Ustinova era, no obstante, una mujer de aspecto franco y profesional. Nadie podía decir de ella que ocultase malas intenciones contra ninguno de los profesores, a pesar que desde hacía años el ambiente no era precisamente cordial entre ellos, sobre todo por las crecientes necesidades y los cada vez más frecuentes recortes de sueldos y otros ingresos por primas o méritos académicos que eran tan frecuentes en el régimen anterior. Las pequeñas corruptelas eran ahora mucho más frecuentes y los padres, además de pagar por las clases de música, se veían obligados a dar propinas a los profesores para conseguir tratos de favor, sobre todo si sus hijos requerían alguna atención especial. Sin propinas nadie estaba dispuesto a salirse del programa oficial. No era por perversión, simplemente era la única forma de sobrevivir y se había llegado, con una silenciosa complicidad, a este estado de cosas tan indigno para sus propias reputaciones profesionales.

—Tania, siento tener que decirle que este año Anechka no podrá acogerse al programa de Chernovil, y no será invitada a viajar a Italia... Se ha hecho mayor, ya tiene once años y usted sabe que el programa termina a la edad de diez.

Tania sintió que un inesperado sofoco. Las piernas simplemente no las sentía y se ahogaba. Tomó aire, trató de respirar con profundidad hasta llenar de aire los pulmones y lo expulsó lentamente y con resignación.

—¡Pero señora Ustinovna, si mi hija no puede ir este año a Italia yo tampoco podré salir de gira con la orquesta!

—Tania, querida, Anya ya no es una niña y hay otros niños que también lo necesitan. Anechka ha estado viajando cada año desde que tenía cinco añitos. La Comisión ha creído que ya es suficiente...

—Pero usted sabe que no tengo con quién dejarla... —insistió Tania, más como desahogo que tratando de ablandar a la Comisión, porque sabía que una vez tomada una decisión, en ese país todo el mundo la respetaban—. Ya sabe que la abuela se rompió la cadera y no levanta cabeza. Cada día tengo que atenderla yo misma porque casi no puede hacer las cosas de la casa y mucho menos ir al mercado.

—Podrías enviarla a Minsk, con tu hermana. ¿Y tu hermano Nikolai? ¿No podría quedarse con él?

—No sé, tal vez... Entonces... —preguntó Tania para concluir y evitarle mayores explicaciones a la directora—, ¿no hay ninguna posibilidad de que pueda ir?

—Ninguna...

—Bueno, será mejor que empiece a pensar qué hacer con ella este verano... —se levantó apoyándose pesadamente en los brazos metálicos del sillón de oficina de la época comunista, y se despidió haciendo un breve gesto de resignación—. Sí, se está haciendo mayor. Tengo que ir haciéndome a la idea que ya no es una niña.

—Hasta mañana, Tania. Espero que lo resuelvas. Dale un beso a la pequeña Anya de mi parte.

Eran tantas las necesidades de la mayoría de las familias de los profesores que la directora había adquirido cierta profesionalidad para comunicar ese tipo de noticias y saber ponerles el adecuado final, intentando no dramatizar más de lo necesario.

—Hasta mañana. Sí, se lo daré de su parte.

Ni la directora ni ella mencionaron al padre de Tania, porque era evidente que nada podría hacer después de su segundo matrimonio del que ya habían nacido tres hijos y el último apenas tenía unos meses. Dadas las circunstancias era probable que lo estuvieran pasando mucho peor que ella misma.

—Por cierto, Tania, me han dicho que has tomado de la escuela una cuerda de violín para la pequeña Elena Tcharina. No te olvides de ponérselo en su nota de extras de este mes. Ya sabes cómo están las cosas en la escuela.

—Ah, la cuerda. No, lo pagaré yo. Ha sido por mi culpa…

—Está bien, lo pondremos en tus gastos… Adiós, Tania, hasta mañana.

—Sí, hasta mañana...

Tania abandonó el despacho aturdida y, antes de salir a la calle se dirigió al aseo para refrescarse la cara y beber agua porque le ardía la frente y tenía los labios resecos.

Al menos el día era luminoso y parecía que por fin se abría paso tímidamente una primavera que a veces llegaba demasiado tarde, pasando bruscamente a un clima extremadamente caluroso y húmedo.

Los abedules del parquecillo situado frente a la escuela, donde se erigía un olvidado monumento a la mujer trabajadora de los tiempos de Lenin, habían brotado por primera vez, anticipando el florecimiento de la inminente primavera. Ya no había oscuras y densas nubes grises, apelmazadas sobre un cielo gélido sino jirones de nimbos blancos y en permanente cambio de forma y densidad, hasta desaparecer fundidos por el sol que empezaba a calentar anticipando el verano. Tania se sentía incómoda en su grueso abrigo de piel y no sabía dónde poner el innecesario gorro, que acabó mal colocado en la bolsa de plástico que estaba destinada a las compras en el mercado. Sus alumnos abandonaban la escuela rebelándose contra sus gruesas prendas de invierno, y salían gritando agitando en el aire abrigos enguatados de vistosos colores, gorros de lana y gruesas manoplas que se ataban torpemente a la cintura.

Tania se detuvo unos instantes para charlar con alguna de las madres de sus alumnos que se esforzaban inútilmente en que sus hijos volvieran a cubrirse con sus abrigos. Por el contrario, acababan haciéndose cargo de ellos mientras los críos correteaban libres y mucho más ligeros por los jardincillos. Tania intercambiaba rutinarias apreciaciones sobre las mil cosas que preocupaban a las madres.

—Mire señorita Ivanova, verdaderamente es una pena, pero el año que viene nuestro Vania no podrá seguir dando clases de música...

—¡Pero si es uno de mis mejores alumnos!

—No es eso, y usted tiene que entenderlo. Van a cerrar el hotel y me quedaré sin empleo y con lo que gana mi marido, ¿cómo podremos permitirnos este lujo?

—Pero no es un lujo! El pequeño Vania puede llegar a ser un gran músico.

—Verá, señorita Ivanova, yo sé que usted lo dice con buena intención, pero estos son otros tiempos: ¿cree usted que hoy un músico puede ganarse la vida en este país? ¡No, claro que no! Queremos que Vania estudie algo más práctico, algo que esté bien pagado y solicitado, como abogado o periodista... Porque, la verdad, y entre nosotras, ¿qué carrera puede hacer un músico en estos tiempos, eh? No se lo tome a mal, ya sabe que la apreciamos, pero mírese usted misma, es una excelente profesora y ¿cuanto gana?: ¡doscientos mil rublos! Tal vez trescientos mil. ¿Y qué se puede hacer en estos tiempos con trescientos mil rublos en Bielorrusia? No llega ni para poner carne en la mesa una vez a la semana. No, mi marido y yo estamos de acuerdo en enviar a Vania a Minsk para que estudie algo que le sirva para el futuro...

Tania estaba intentando interrumpir a la mujer en varias ocasiones, pero en el fondo se sentía incapaz de rebatir sus argumentos, sobre todo porque apenas terminara aquella rutinaria conversación ella misma tendría que pasar por el mercado y sufrir las consecuencias.

—Será una pena, Vania tiene capacidad y carácter, y sobre todo, una gran sensibilidad para la música. Pero ustedes verán yo sólo digo que ¿dónde iremos a parar si las escuelas de música de este país se quedan sin alumnos? No quiero ni pensarlo. ¡Ese sería el día más triste para Bielorrusia!

—Sí, lleva usted toda la razón, señorita Ivanova. A nosotros nos hubiera gustado que nuestro Vania hubiera sido un buen violinista, como lo fue su abuelo y su tatarabuelo, que llegó a tocar en la orquesta sinfónica de Moscú para el mismo Zar Alejandro. Pero estos son otros tiempos... —puso su mano sobre el brazo de Tania, cambiando con ella una triste mirada de resignación, tratando de dar a entender que debían terminar aquella conversación. Llamó casi a gritos al pequeño Vania y obligándole a ponerse de nuevo el grueso abrigo enguatado, se despidieron de ella con la habitual cortesía de costumbre:

—Bueno, tengo que irme... Cuídese mucho, y déle un beso a la pequeña Anyuta. Adiós.

Tania les despidió con una generosa sonrisa, y vio cómo se alejaban por el otro lado de los jardincillos hacia su sencillas viviendas del Grupo Manirouski, en una de las orillas del río Soz.

Todavía absorta en las poco esperanzadoras previsiones de la madre de Vania sobre el futuro de la enseñanza musical en su país, le vino a la mente el encargo de saludar a su hija de su parte y recordó de pronto las palabras de la directora: «Tania, querida, Anna ya no es una niña». Entonces, ¿ya no era su pequeña Anya? ¡Ya tenía once años! Hablaba con juicio, razonaba sobre mil cosas que ni ella misma podía entender y hacía las tareas de la casa casi con más efectividad que ella misma. De pronto se hizo una inesperada pregunta porque esa era la primera vez que se la hacía: ¿Y ella? ¿Habría dejado de ser la joven Tania? ¿Se habría hecho también mayor sin apenas darse cuenta? ¡Ni siquiera había cumplido los cuarenta años y ya tenía una hija adolescente, a la que ya no podían incluir en programas de vacaciones para niños! Súbitamente se dio cuenta de que se había descuidado de algo sumamente importante: de ella misma, y se llevó la mano a la mejilla como si por primera vez descubriera su propia imagen y se preguntara si aquella no sería la misma Tania que por costumbre y despreocupación creía ser; si era joven o vieja; guapa o fea. Ya no estaba segura ni del tono de sus cabellos por lo que sintió una imperiosa necesidad de contemplarse inmediatamente ante un espejo.





28 noviembre, 2019

La increíble historia de Katherine von Stein (Cuento)

Katherine von Stein fue una joven aristócrata perteneciente a una ilustre familia del Electorado de Holstein-Battenberg. A los 24 años fue nombrada dama de compañía de la emperatriz Isabel Cristina, esposa del Federico II de Prusia, y la familia trasladó su residencia a Postdam, donde se hicieron construir un bello palacete cercano a Sans-Souci.

26 noviembre, 2019

¡Quien juega con fuego termina quemándose !

Yo no soy economista, pero si lo fuera no diría ni una palabra sobre lo tensa y estresada que está la economía global, porque mis opiniones podrían ser detonantes de una grandiosa depresión de la economía mundial de proporciones bíblicas. Por lo que espero que las mías no causen ningún daño.

23 noviembre, 2019

21 noviembre, 2019

¿Fantasía o realidad? ("Una idea de Dios según la filosofía")

230 páginas - 9,99 € - Comprar en Amazon - Ver el resumen

¿Fantasía o realidad? 

Las conclusiones a las que he llegado en el anterior capítulo no han sido las que yo deseaba que fueran, sino a las que me han llevado la razón y la lógica, contrastadas con mis conocimientos de física y astronomía, que no son muy extensos, aunque creo que son los básicos y suficientes para el propósito de este breve ensayo.

Parménides ("Filosofía apta para todos los públicos")

230 páginas - 9,99 € - Comprar en Amazon - Resumen

 Parménides

Dudo de que a pesar de haber leído y comentado una y otra vez la obra de Parménides en mis anteriores trabajos, esté ya capacitado para comprender todo cuanto este filósofo nos dejó dicho en unos cuantos hexámetros.

Septiembre,diario de guerra ("La batalla de Sigüenza")

 280 páginas - 11,95 € - Comprar en Amazon - Resumen

SEPTIEMBRE: DIARIO DE GUERRA
Comienza el asedio de los sublevados a Sigüenza

Martes, 1

Tras la desmoralización por el fracaso de Imón varios milicianos abandonan sus columnas en Sigüenza y marchan al frente de Madrid, Mika Feldman habla de la deserción de dos milicianos del POUM.

Cápitulo 8 de "Ecología y sociedad civil"

266 páginas - 9,99 € - Comprar en Amazon - Ver el resumen

8. CAPITALISMO, LIBERALISMO, SOCIALISMO, COMUNISMO, ANARQUISMO... ¿ECOLOGISMO?

¿Existe un modelo económico ecologista? Pese a todo lo que hemos dicho, no creo que podamos hablar de un modelo propiamente «ecologista», como no existe un modelo económico propiamente «cristianista» o «islamista», pero sí podríamos decir que existe, por ejemplo, un modelo socialista de inspiración cristiana o islámica.

20 noviembre, 2019

Los enemigos de Cervantes (Lucía Etxebarría)

https://www.amazon.es/Los-enemigos-Cervantes-Premios-literatura/dp/1091367132/ref=sr_1_15?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&keywords=jaime+despree&qid=1575203926&s=books&sr=1-15

223 páginas - 9,99 € - Comprar en Amazon - Ver el resumen

 Lucía Etxebarría
«UN   MILAGRO DE EQUILIBRIO»
Premio Planeta en 2004

Ya no sólo es que en España se esté escribiendo mala literatura o «literatura basura», es que, además, y en algunos casos, es «grosera» y atenta descaradamente y sin miramientos contra los más elementales principios de la dignidad humana, como es el caso de este libro.

Berlín sin muro (capítulo)

https://www.amazon.es/Berl%C3%ADn-sin-muro-Mis-impresiones/dp/1793343209/ref=sr_1_4?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&keywords=jaime+despree&qid=1575203926&s=books&sr=1-4
190 páginas - 6,99 € - Comprar en Amazon - Ver el resumen

Introducción: ¿Por qué vivo en Berlín?

 Bueno, uno nace accidentalmente en tal o cual país del mundo, y se pasa el resto de su vida tratando de dar con el país en el que le hubiera gustado nacer.

18 noviembre, 2019

El extraordinario poder del inglés

Que los ingleses son y han sido siempre pragmáticos tenemos la prueba más evidente en su idioma. Es una de las lenguas más sencillas y racionales del mundo.

15 noviembre, 2019

Los límites de la libertad de expresión

La libertad es la sinergia que produce toda creación de la nada; es decir, se parte de la nada absoluta, o falsedad absoluta, para establecer una primera verdad relativa.

14 noviembre, 2019

Las causas de la religión

Aprovechando la controvertida visita del Papa a España, creo que es una buena oportunidad para argumentar mi tesis en torno a las causas de la religión.

Berlín en otoño: sinfonía en rojo escarlata

Berlín es tan arbolada y hay tantos parques y jardines que es fácil de apercibirse de la llegada del otoño por el policromado tono de las hojas de los árboles y arbustos.

13 noviembre, 2019

El pueblo llano vs. la filosofía

Lo que el pueblo llano francés que hizo la revolución deseaba, no era solamente mejorar su calidad de vida, sino ver como caía la cabeza de un rey en el cesto ensangrentado de la guillotina, porque se creía superior a la plebe.

No hay mal que por bien no venga

X Esta es una historia verídica, pero algo difícil de creer. Si tengo noticias de ella es porque se trata de un caso muy comentado en mi barrio.

El perro del «punk» de Alexanderplatz



Me llamo Fritz a secas y soy de la raza Bull Terrier. Mi madre sé quién fue, pero de mi padre obviamente no tengo ni idea de quién fue ni me interesa saberlo.

12 noviembre, 2019

El perrito de Frau Goldschmidt

En el barrio berlinés de Charlotemburgo, no lejos de río Spree y a un paso de los jardines del palacio, vivía Frau Emma Goldschmidt, una anciana de buen carácter, ya algo torpe porque rondaba los ochenta, pero que pese a sus lógicos achaques, no paraba en casa ni un instante, pues no soportaba la soledad y le aburría la televisión.

11 noviembre, 2019

¡La próxima revolución será verde!



A veces me sucede que pretendo escribir un buen artículo para impresionar a mis lectores y sacarles un like o un follow me (como reza en los letreros de los aparca-aviones), pero me quedo clavado frente al portátil sin saber qué tema tocar.

El doble milagro de Kreuzberg (Cuento)

Alí Hassan era un comerciante árabe, de origen sirio, que tenía una modesta tienda de alfombras en la populosa Oranienstraße, en el corazón de del barrio de Kreuzberg.

10 noviembre, 2019

Las tres armas de destrucción masiva de la historia

Como mis lectores deben saber, el emperador de Alemania Enrique IV mantuvo una larga lucha con el Vaticano por el derecho de investir los clérigos dentro de sus feudos. 

09 noviembre, 2019

Crisis en Europa. ¿La historia se repite?

El veto de Cameron al nuevo tratado para un mayor rigor fiscal en la UE tiene un inquietante parecido con hechos históricos demasiado recientes para poderlos olvidar.
 En 1938 otro premier británico conservador, Chamberlain, acudió también a una importante conferencia europea, no en Bruselas sino en Munich.

Sobre mí



¿Puede un escritor español escribir en Alemania?

Si resido en Berlín es porque me siento cómodo y rodeado de todo aquello que me gusta y con lo que disfruto. Además comparto sus valores sociales, su carácter disciplinado y responsable, su respeto, buena educación y tolerancia; en fin, que en muchas ocasiones me siento un berlinés más, como si hubiera nacido en esta ciudad... pero otras tengo la impresión de enfrentarme a algo superior a mis fuerzas; una barrera que me siento impotente de superar: ¡el idioma alemán!

En los años 70 estuve en Berlín y recuerdo que llegué a dominar el alemán con bastante fluidez.

Por entonces todavía no estaba convencido de mi vocación de escritor y filósofo y utilizaba la lengua como un simple medio de comunicación. Ahora que ya me siento escritor y filósofo, la lengua es mi herramienta de trabajo y sólo aprendo aquello que "siento y comprendo plenamente", y aquí está el problema, ¡que no entiendo la lógica de la síntesis del idioma alemán!

Antes de instalarme en esta entrañable ciudad residí varios años en otras ciudades europeas y americanas. En París no tardé ni un año en ser capaz de expresarme y pensar en francés, hasta el extremo de comprender perfectamente la complicada idiosincrasia del pueblo francés a través de las características propias y peculiares de su lengua.

Incluso durante mi estancia en Cataluña creo que llegué a aprender bastante bien su lengua, hasta el extremo de que mi identificación con esta comunidad fue tal que acepté que se me cambiara mi nombre castellano de "Jaime" por "Jaume" y me pareció de lo más natural.

Durante mis cuatro años en Nueva York, no sólo dominé este idioma sino que ya era capaz de distinguir por el acento y los modismos locales las personas de los diferentes estados.

En Londres me sentí uno más, e incluso me atrevía a censurar a muchos ingleses, sobre todo escoceses, por el mal uso que hacían de su lengua... pero en Berlín sigo enfrentado a la barrera del alemán. ¿Por qué? ¡No entiendo la lógica de la estructura de este idioma, y por más que me esfuerzo no soy capaz de entenderla!

Mis dificultades son especialmente graves para un escritor y, sobre todo, para un filósofo, pues no concibo la lengua como un simple medio de comunicación sino como una herramienta de expresión, o como una serie de vocablos estructurados con sentido "ontológico", cuyo resultado son ideas razonables, que deben ser razonablemente planteadas. Para una persona nacida dentro de una comunidad de lengua románica enfrentarse a otra lengua no románica, como la alemana, supone una seria dificultad, a menos que la aprenda como lo hacen los niños, por mimetismo sin pararse a otras consideraciones más lógicas.

Esta circunstancia la encontré expresada perfectamente en la introducción de un curso de alemán para españoles:

«Los alemanes han sido capaces de crear un sistema tan complicado que ellos mismos muy a menudo se confunden. La única excusa que se puede dar es que el alemán, como todas las lenguas, se basa en hechos históricos y nadie lo ha inventado, propiamente dicho. Le podemos asegurar que si lo hubiéramos creado nosotros, lo habríamos hecho mejor, más lógico. Pero nadie nos preguntó por nuestra opinión.»

Si ellos mismos tienen esta opinión sobre su propio idioma, ¿cómo no iba yo a percatarme de esta peculiaridad, lo que me dificulta considerablemente su aprendizaje? Con esto no quiero decir ni mucho menos que sea una legua "rara" e "imperfecta", que no lo es, pero que requiere algo más que simple lógica el aprenderla.

Cuando entro en una librería e intento leer alguna novedad literaria me desespero por no saber cómo interpretar las frases que leo y cuyos vocablos entiendo, porque no acierto a situar el verbo es su correspondiente lugar, ni desglosar debidamente los vocablos con palabras yuxtapuestas, ni justificar la existencia de palabras que me parecen innecesarias, de manera que "me pierdo" en la cuarta o quinta sílaba de la frase. Esto no me sucede ni en francés ni es inglés, por eso termino desesperándome y visitando la sección de libros en inglés.

Pongamos esta frase extraída de un cómic:

«Bei Ihrem vorigen Gastspiel müssen die ja eine Ärger gehabt haben». Literalmente: «Para su previa actuación deben los sí una pelea haber tenido». Que se traduce: "En su anterior actuación debieron de haber tenido una buena pelea". De manera que al intentar saber qué les había pasado a los músicos previamente tengo que retener en la memoria una serie de circunstancias de la acción a la espera del verbo. No sé qué escritor dijo que tuvo que leerse todo el Fasto de Goethe para saber dónde estaba el verbo.

Esto no es una simple anécdota sino una situación que me angustia, sobre todo en mi condición de escritor residente en Berlín, porque después de catorce provechosos años, durante los que he escrito varios libros, cuentos, poemas y decenas de artículos, creo que me ha llegado la hora de empezar a pensar y sentir también en alemán (De ahí mis últimos "Cuentos berlineses"). Lo que me lleva a esta nueva reflexión: ¿Puede un escritor español crear su obra literaria en un ambiente lingüístico distinto del castellano?

No hace mucho estuve con Jorge Semprún, uno de los escritores españoles que podría haberme dado una respuesta, pero relativa, porque el francés, lengua en la que ha escrito la mayoría de su obra, es también una lengua románica. No sé de ningún caso de escritor español que escribiera en alemán, o, simplemente, en Alemania. ¿Debería por tanto regresar a España? ¡Ese es el dilema, cuya respuesta también encierra su complicación!

El hecho de que los españoles hablen español no quiere decir que sean "plenamente conscientes de lo que dicen". El último "bestseller" literario español, "La catedral del mar", de Ildefonso Puertoles, es un ejemplo de como una lengua se puede utilizar recurriendo a "tópicos" y "estereotipos" sin preocuparse por "enriquecerla" o "trabajarla" literariamente.

Si tanto catalanes como castellanos consideran que semejante desprecio por las posibilidades creativas de ambas lenguas merece el aplauso, creo que es mejor que me quede donde estoy, porque el hecho de vivir en mi propio entorno lingüístico no quiere decir que pueda mejorar mi propia creatividad.

Pero ya en mi ensayo "El escritor y su obra" tuve oportunidad de comprobar que el pobre uso de la lengua castellana se remonta a los años setenta, precisamente coincidiendo con la transición democrática. Desde Carmen Laforet pocos escritores españoles han tratado nuestro idioma mejor que Ildefonso Puertoles, cuya profesión de abogado denota las raíces profundas de su "estilo literario". Por desgracia este no es caso aislado ni español, porque aquí también es un "Bestseller". ¡Es la globalización de la mediocridad literaria!

Por último está el caso que más me afecta. En estos años he descubierto casi con asombro que el castellano es una de las lenguas más adecuadas para la filosofía, mucho más que el alemán, y sin embargo los españoles nunca hemos sido muy dados a considerar la filosofía como un saber necesario y útil para la propia comprensión de uno mismo y del mundo que nos rodea.

Por las estadísticas que tengo de este mismo blog puedo decir que la filosofía en estos momentos sólo interesa en América Latina, y más concretamente en México, pero no en España.

Desde Ortega y Gasset no ha habido pensadores verdaderamente originales en España, tan sólo buenos catedráticos de filosofía. Pero incluso el legado de Gasset no ha sido plenamente comprendido ni mucho menos continuado.


RESUMEN BIBLIOGRAFIA


Jaime Despree, escritor y filósofo español residente en Berlín desde 2006. En obras de ficción, es autor de relatos, cuentos y novelas, entre las que destaca una trilogía de novelas históricas sobre tres periodos decisivos en la historia de España: la II República y la Guerra civil, 1931–1936, “La guerra de Inés”, la Transición democrática, “Mi querida libertad”, y el drama sobre la inmigración durante el espectacular desarrollo económico de los años noventa, y su cultura de nuevos ricos, “La extraña”. En no-ficción, es autor de varios ensayos, entre los que destacan los ensayos filosóficos “Filosofando sobre el Ser, Dios y el Cosmos”, con un extenso prólogo sobre la percepción de la realidad y los contextos del lenguaje y “La vanidad mueve la Historia”.

08 noviembre, 2019

Sobre el método de la filosofia

Un resumido esquema de mi propuesta para clarificar el discurso filosófico.
Nos apercibimos de las cosas por su sustancia, su imagen y su forma de ser (ej. Una manzana la deseamos por su sabor, la valoramos por su imagen y la reconocemos por su forma de ser) .
La primera nos causa una sensación de placer o dolor, la segunda una emoción de bondad o maldad y la tercera una impresión de verdad o falsedad.
MIS RELATOS Y ENSAYOS
Relatos celestiales

Relatos celestiales

(252 páginas)

6,99 €


COMPRAR

AL AUTOR

La batalla de Sigüenza

La batalla de Sigüenza

(440 páginas)

11,99 €


COMPRAR

La vanidad mueve la historia

(250 páginas)

9,99 €


COMPRAR

AL AUTOR

Ecología y sociedad
civil

(330 páginas)

9,99 €


COMPRAR

AL AUTOR

Filosofía para todos los públicos

(236 páginas)

6,99 €


COMPRAR

AL AUTOR +

Filosofando sobre el Ser, Dios y el...

(230 páginas)

11,99 €


COMPRAR

AL AUTOR