carousel

BLOG   |   NOVELAS   |   ENSAYOS   |   CUENTOS   |   SOBRE MÍ   |   EBOOK GRATIS DEL MES

08 mayo, 2020

Quo Vadis España?

España está sumida en una de las crisis generalizada (identidad,  política, económica, social, cultural y religiosa), más profunda de su historia.



1. Pérdida de identidad nacional.  La más grave es la pérdida de legitimidad del “Estado español”, resultado de la "desespañolización*" causada por las autonomías. En estos momentos no hay ninguna entidad “española” que cuente con la aceptación en todas las regiones autónomas. Se supone que debería ser la Corona la entidad española aceptada por consenso en todas las regiones, en especial por las históricas, pero también las de reciente creación. A pesar de ser un artículo básico de la Constitución que hasta este momento se respeta, la Corona no cuenta con apoyos en algunas autonomías, que preferirían una España republicana  con un sistema federal. La causa de este rechazo debemos buscarla en la ambigüedad del concepto “Autonomía” y de sus competencias,  lo que en un sistema federal quedarían  definidas. Prefieren un Estado con un  “Presidente de la República”  a otro con el “Monarca de un Reino” como símbolos de la coherencia e identidad del Estado, porque el presidente puede ser elegido, el rey no.

2.- Crisis política. Nunca en toda nuestra historia los políticos españoles han estado peor valorados. La mayoría de los españoles creen que los políticos utilizan el país como simple excusa para dirimir sus luchas internas  por el poder. Que carecen de una visión de Estado, les falta vocación de servicio público y son susceptibles de ceder a las presiones de intereses particulares en perjuicio de los públicos. Pero también colabora con este deterioro político el que los españoles hemos adoptado de forma imperfecta la democracia, exigiendo nuestros derechos, pero omitiendo  nuestros deberes.

3. Crisis social. La escasa participación de los españoles en asociaciones cívicas (a excepción de las relacionadas con el fútbol) nos indica que los españoles somos cada vez más insociables y más individualistas, con la pérdida de interés por el bienestar común (de la comunidad) para ocuparnos exclusivamente del nuestro. Actitud que destruye la convivencia y las reglas del comportamiento social (respeto, tolerancia, solidaridad, generosidad….) y la acción colectiva para resolver los problemas que afecten a la comunidad.
4. Crisis económica. Los españoles gastamos todas nuestras energías para conseguir un empleo estable, pero carecemos de interés por crear una empresa rentable. No somos lo suficientemente creativos ni activos como para producir bienes  que sean valorados en mercados exteriores y nos conformamos con el bajo rendimiento económico del mercado interior, que nunca crecerá al ritmo del crecimiento de  la población y del cada vez más costoso Estado social. Los efectos inevitables son un crónico déficit presupuestario y un desempleo endémico.

5. Crisis cultural. Para apreciar el valor de una obra de arte no es suficiente con tener sensibilidad, también es necesaria una cierta cultura artística, de la que por lo general carecemos los españoles. No todo lo que nos seduce es arte. Como no todo lo que leemos es literatura, aunque nos “enganche”. La sensibilidad sin estímulos verdaderamente artísticos termina por atrofiarse, Los españoles hemos perdido la sensibilidad artística y solo nos que el gusto por lo vulgar, lo que nos puede entretener, pero no emocionar.

6. Crisis religiosa. Los españoles ignoramos la filosofía y formamos nuestras ideas  por mimetismo con las de la mayoría. Creemos en lo que creen los demás, pero de todo ese amasijo de ideas  adquiridas hacemos nuestra versión personal, cuyo resultado es necesariamente caótico.  Pero nos hemos acostumbrado de tal manera a ese caos  que somos capaces de tener ideas caóticas y darlas por razonables. De esta manera justificamos un cómodo ateísmo o la negación de lo trascendental, porque   nos obligaría a tener una responsable moralidad.

*NOTA: Buena parte del rechazo a la idea de España se debe a que la extrema derecha hace del “españolismo” su bandera. Este artículo se refiere a una idea de España democrática y tolerante, tanto con las personas como con las instituciones por debajo de las del Estado.

Cuando me refiero a los "españoles" debe entenderse que es la mayoría (entre un 60 o 70%, que es porcentaje que suele valorar con cinco estrellas lo que podemos considerar como "literatura basura", el resto creo que son conscientes de estas crisis).
Este artículo no será entendido por muchos españoles, debido al caos que hay en su mente


No hay comentarios:

Publicar un comentario